Skip to content

Todo lo que quieras saber sobre mascotas

MASCOTAS

Adoptar una mascota puede aportar muchos beneficios tanto a los niños como a los adultos y nos puede hacer crecer como individuo y como familia. Los animales de compañía, como bien indica su nombre, nos proporcionan una magnífica compañía. Nos ayudan también a reducir el estrés y la depresión, y no solo eso, también pueden mejorar nuestra salud pues si tenemos un perro este nos forzará a salir de casa para pasearlo.

Podemos elegir entre una gran variedad de animales de compañía y elegiremos el que mejor se adapte a nuestros gustos y a nuestra forma de vida. Habrá que reflexionar también sobre qué estamos dispuestos a hacer: No es lo mismo tener en casa a un perro, al que deberemos pasear y limpiar y que estará todo el día correteando, haciendo ruido y pidiendo nuestra atención, que a un hámster, que necesitan menos atención y menos espacio y solo tendremos que limpiar su jaula y sus accesorios.

Beneficios para los niños

El hecho de acoger en familia a un animal sin hogar enseña a nuestros hijos el valor del respeto hacia los animales y de la importancia de cuidar de ellos. Es de vital importancia que los niños se hagan cargo de las pequeñas tareas como pasearlo, darle de comer, limpiar su comedero, etc.

Adoptar una mascota puede significar un elemento importante para que nuestros hijos desarrollen aspectos físicos y afectivos. Cuando el niño crece junto a una mascota, aprende el significado de conceptos como la responsabilidad desde bien pequeño. Hacerse responsable de un ser vivo que forma parte de la familia y cuidarlo les hace conscientes de la importancia del respeto, del tacto, de preocuparse por los demás. A medida que el niño crezca, empezará a comprender que la mascota es un miembro más de la familia y que tiene necesidades. Además, es una buena forma de enseñarles conceptos difíciles como la muerte o las enfermedades.

Los niños que cuidan de una mascota desarrollan desde pequeños conceptos como la lealtad, la comunicación, la convivencia, la precaución, la responsabilidad, la empatía, la confianza y el respeto. Además, esa convivencia se traduce en mayor seguridad en sí mismos y en las relaciones con las demás personas. Serán más sociables y tendrán más empatía hacia los otros.

Niña jugando con una cobaya

ROEDORES